SEXO INICIÁTICO III- Instrucciones para aquel que busca.

Que en cada relación  desatemos la algarabía de los dioses que nos habitan y que procuran emerger de nosotros.  

can_t_bear_to_look_at_it_by_ianwh-d82oeca

 

“Si bien el cristianismo está hoy al borde de la bancarrota espiritual, sigue impregnando aun decisivamente nuestra moral sexual, y las limitaciones formales de nuestra vida erótica siguen siendo básicamente las mismas que en los siglos XV o V, en época de Lutero o San Agustín”.

Karleinz Dechner

                     01)  Anécdota

En ocasión de publicar la primera parte de Sexo Iniciático, recibí en una de las redes sociales un comentario escrito en portugués cuya traducción es la siguiente:

Debemos interpretar el sexo como la entrega generosa, honesta e íntima hecha entre dos personas que se aman – una se da a la otra y la relación en un acto serio de amistad, ternura y cariño. Lo que está por debajo de eso es, podemos apostar, la resultante del impulso de satisfacer los deseos fisiológicos más primitivos o incluso algún tipo de locura sexual y, por lo tanto, debe ser rechazado por su calidad materialista, alienante y antisocial. Eso es todo.

Lo leí con asombro, ya que el comentario no se relacionaba con el contenido del texto. Mi primera reacción fue no contestar para evitar polémicas estériles, pero de pronto advertí que al ser el portugués el idioma materno del lector pudo haber tenido problemas con el español. Le envié entonces un mensaje explicándole que, si bien en términos generales estaba de acuerdo con sus afirmaciones, le sugería que utilice los servicios de traducción aportados por el sistema. El resultado fue la siguiente respuesta:

…En cualquier caso, mi enfoque fue meramente genérico y no supone siquiera la lectura del artículo. Chau; tenga una buena semana.

Si bien se trata de una anécdota, la misma refleja las actitudes de gran cantidad de contemporáneos en relación con el sexo. Se crean moldes externos, y se procura que el instinto se ajuste a  los mismos. Dichos moldes no sólo deben servir para nosotros, sino para aquellos que nos rodean. Un esquema de familia única, el predominio de la heterosexualidad; establecer a rajatablas que  el   sexo debe tener como centro exclusivo  la procreación. En el ejemplo, al saber que había un artículo sobre el tema, y antes de leerlo, el autor del comentario establecía el criterio al que debía adaptarse. No importaba el contenido. Si no respondía al esquema era malo y había que desecharlo.
El occidental mantiene un sexo completamente enajenado, atado a factores externos que lo condicionan. En caso de responder al propio instinto, de negarse a recortarlo a fin de poder ocupar los modelos compulsivos que la sociedad le ofrece, el hombre y la mujer experimentarán siempre un oscuro sentimiento de culpa que acompaña a toda postura sexual comprometida; por más “abierto” en sus ideas que crea haber llegado a ser, el occidental cristiano tendrá siempre frente al sexo  la oscura convicción  que está cometiendo una especie de delito y que en algún momento le sobrevendrá el castigo.

                      2 Somero perfil del Buscador

 

El destino del buscador se resuelve en  la singularidad, en la existencia individual de quien ha asumido  el desafío

 

so_loving_by_ianwh-d78g9pu

Todo el mundo se enardece y disfruta, como cuando se presencia un gran
sacrificio, o como cuando se sube a una torre en primavera.
Sólo yo quedo impasible, como el recién nacido que aún no sabe sonreír.
Como quien no sabe adónde dirigirse, como quien no tiene hogar.
Todo el mundo vive en la abundancia, sólo yo parezco desprovisto.
Mi espíritu está turbado como el de un ignorante.
Todo el mundo está esclarecido, sólo yo estoy en tinieblas.
Todo el mundo resulta penetrante, sólo yo soy torpe.
Como quien deriva en alta mar.
Todo el mundo tiene algo que hacer, sólo yo soy un inútil.
Sólo yo soy diferente a todos los demás porque aprecio a la Madre que me nutre.
Tao Te King – Lao Tzu
El párrafo que antecede expresa y define muy bien la característica del buscador. Es la opuesta a la de aquel que cree haber encontrado su meta. En la anécdota con la que iniciaba este artículo, la persona que expresaba sus ideas preconcebidas, ya estaba seguro: reposaba en una certeza incuestionable; la misma funciona como un suspiro de alivio: se puede ver el mundo a través de gafas que lo convierten en seguro, en previsible. Quien cree haber encontrado la verdad,  “se siente esclarecido” como afirma Lao Tzu. Acostumbrados a vivir de acuerdo a un dogma excluyente, que divide al universo en dos mitades irreconciliables, debemos reconocer que la certeza que brinda la rígida postura, crea una sensación de tibia seguridad.
En cambio, más tarde o más temprano, el Buscador sentirá  el vértigo del caos; el desamparo al enfrentarse a un universo que no responde a esquemas preconcebidos. El que tiene claro que la única respuesta no se encuentra en un libro de texto, sino en su biografía; (en su “Auto – Bios – Grafía”, concepto que Raimon Panikkar explica  en el primer capítulo de ”El Silencio del Buda” y sobre el que volveré en otro artículo). La respuesta a la búsqueda no se encuentra en un esquema teórico, en la elaboración de una complicada cosmovisión común a todos. El destino del buscador se resuelve en  la singularidad, en la existencia individual de quien ha asumido  el desafío; el que a costa de su desubicación y desamparo, rasga el velo que la cultura ha establecido y que oscurece el objeto de su indagación. 
El buscador es quien frente a los esquemas establecidos permanece “impasible como el recién nacido que aún no ha aprendido a sonreír” Un instinto oscuro lo lleva a desconfiar de los mismos, a rechazar la tibia seguridad que brindan los esquemas; a sospechar que hay otras cosas. La búsqueda culmina en lo que las tradiciones llaman Satori, Iluminación o Realización espiritual. Yo la llamo con la expresión provisoria, adaptada a las circunstancias de Realización Trimúndica. No se trata de un cambio limitado a un área de la persona . La realización que se busca debe abarcar el cuerpo, la mente y el  espíritu, en un contexto  diferente al que expresan las iglesias cristianas durante dos milenios.
La actividad sexual comprende estos tres mundos. En su aspecto tenebroso, el sexo puede ser un vehículo de obsesiones y turbulencias. En su aspecto luminoso, se convierte en  una vía que puede conducir inevitablemente a dicha realización
De allí que la tarea básica  del Buscador, sea conectarse con las propias fuentes de su sexualidad, y cuestionar el  cúmulo de prejuicios y dogmas   que lo acompañan desde el nacimiento.

                       3    El ying, el yang y el andrógino.

 

…puede ocurrir que un hombre o una mujer se sientan de pronto atraídos por alguien de su mismo sexo. [2]Es entonces cuando intervienen los pequeños yang y ying. Cuando el desarrollo de una de las tendencias es considerable, se puede manifestar como homosexualidad o transexualidad

trying_to_hide_from_fear_by_ianwh-d8v66qc

La Medicina Tradicional China es mucho más que una práctica médica. Se trata de una cosmovisión dinámica; quien recurre a una sesión de terapia o decide aprenderla y practicarla de alguna forma, está ejerciendo de un modo u otro, una postura milenaria, una forma que asumiera la tradición primordial hace miles de años. Ciencia fundamentalmente deductiva, parte de axiomas generales para llegar a las verdades particulares, con una eficacia proporcionalmente superior a la de la medicina común.
Las bases de esta cosmovisión son por completo diferentes a la versión aristotélica que marcara a fuego a Occidente [1] La noción de Ying y Yang, por ejemplo, introduce un elemento que contradice el axioma  lógico por el cual “algo no puede ser y no ser al mismo tiempo”. Sus características son:
–        –El ying se transforma en Yang y viceversa
–        –Todo proceso ying tiene un pequeño yang y todo proceso yang tiene un pequeño ying.
Dos ejemplos: La noche es fundamentalmente un proceso Ying. El sueño de los seres vivos,  la sombra; la quietud que impera. Sin embargo, el vuelo de las luciérnagas o el movimiento de las estrellas son yang. Cuando parece que la noche ha llegado al máximo de ying, un movimiento cósmico de naturaleza yang produce la transformación. Con el día ocurre el proceso invertido: se trata de un proceso fundamentalmente yang que tiene su costado ying .
Aplicado a la sexualidad humana, se afirma que toda mujer (ying) tiene tendencias masculinas (yang) y viceversa. Esto puede ir desde la tendencia masculina a criar un niño en forma parecida a la de una madre,    o a la capacidad que desarrolla una mujer de acuerdo con las necesidades para desarrollar trabajos propios del hombre.
Del mismo modo, en cuanto a las tendencias sexuales, puede ocurrir que un hombre o una mujer se sientan de pronto atraídos por alguien de su mismo sexo. [2]Es entonces cuando intervienen los pequeños yang y ying. Cuando el desarrollo de una de las tendencias es considerable, se puede manifestar como homosexualidad o transexualidad; cuando la porción de los pequeños yang o ying disminuye, los mismos se manifiestan en tendencias que apuntan a lo que se llama “factores sexuales secundarios”, es decir la selección de gustos o tendencias cotidianos referidos a lo que la cultura considera masculino o femenino. En todo caso, el objetivo último del instinto es la realización del andrógino, mucho más que la procreación.


               4 Breves instrucciones para el buscador

 

El hombre es capaz de cambiar su sexualidad. Al separar el orgasmo de la eyaculación, puede  prolongar indefinidamente el placer y también brindárselo sin límites a su pareja, homo o heterosexual.

Un ejemplo concreto se relaciona con lo que José Luis Padilla, uno de los teóricos de la MTC llama “retención de la esencia”. La misma es aconsejada con fines terapéuticos, en los textos milenarios de la MTC, para evitar el desgaste producido por la edad. A continuación expondré algunos de sus fundamentos y unas breves pautas para ejercitarla.
Al ser la mujer predominantemente ying, la eclosión de su sexualidad introduce un elemento yang que la equilibra. En otras palabras, cuantos más orgasmos tenga una mujer, no sólo será más sana, sino que predispondrá a las corrientes sutiles de su sangre y a toda su energía a completar lo que yo llamo una Realización Trimúndica. Dicho de otro modo: La satisfacción sexual femenina es una condición irremplazable para lograr avances en lo espiritual. Una mujer reprimida, que tienda a negar su sexualidad por conceptos supuestamente espiritualistas o una moral sedicente, estaría descalificando su capacidad.
En cuanto al hombre, al ser predominantemente yang, la eyaculación, otro proceso igualmente  yang, lo desgasta, ya que le hace perder “Jing” o esencia. Para la MTC, el riñón es la base de la vitalidad. Él encierra esta esencia, que con cada eyaculación se pierde de modo considerable. De esta manera, se aconseja  al hombre a separar la eyaculación del orgasmo.
Téngase en cuenta que la sexualidad femenina, es decir el proceso que culminará con el orgasmo, es culturalmente distinto al hombre. La  mujer tarda mucho más en llegar al clímax, pero cuando lo hace, el mismo  se prolonga   mucho más que el hombre.
El varón en cambio tiene una excitación rápida, un orgasmo acompañado de eyaculación de tipo explosivo y luego una caída súbita. De lo que se trata es que su sexualidad se aproxime a la femenina. No sólo debe evitar eyacular en todas las veces que mantiene relaciones sexuales, sino que el carácter de la misma debe cambiar. En  sexología se llama “fase  de meseta” a un sentimiento de plenitud capaz de mantenerse por parte del hombre que retarda la eyaculación. Varias prácticas en este sentido pueden prolongar esta fase y producir en el hombre un gozo extendido, muy similar al de la mujer. Una pareja, sea homo o heterosexual [3], puede permanecer así durante un tiempo prolongado, a través de una sucesión indefinida de orgasmos y en el caso del hombre separarlo por completo de la eyaculación. El protagonista de esta transformación, se aproximaría al andrógino, ya que acercaría el proceso de su orgasmo al esquema del otro sexo. Sería capaz de prolongar indefinidamente el placer y de brindárselo sin límites a su pareja. 

Ambos cambios en la sexualidad facilitan el desarrollo de la espiritualidad o la Realización Trimúndica. Aproximarse al andrógino, retener la esencia, o en el caso de la mujer lograr una satisfacción total, implica preparar al cuerpo para que comprenda cierto tipo de verdades que no se pueden percibir con la razón, aunque se trate de esa versión supuestamente depurada que Guénon llama “intuición intelectual”.

                               5 Técnicas Respiratorias

 

sitting_on_a_tabletop_by_ianwh-d8jhbc2

Es decisivo para el buscador que afronte esta práctica de retardar la eyaculación ejercitar su respiración. En este sentido rescato los ejercicios de Hatta Yoga, que aplicados al cuerpo del occidental, educado en un esquema de desprecio a lo somático, pueden restablecer ciertas patologías y otros procesos de salud deteriorada, indispensables para la Realización Trimúndica. Son numerosos los documentales filmados en China, que muestran  muestran ancianos  en plazas realizando largas y concentradas prácticas de Chi Kung.
Lo importante es practicar la respiración abdominal, mantenerla como hábito, y ejercerla en el momento de la relación sexual para retardar el orgasmo

                                 6 El placer como guía.

 

“La emoción distintiva del corazón es la alegría”

 

“El placer es más profundo aún que el sufrimiento. El dolor dice “pasa”, pero el placer quiere eternidad, quiere profunda eternidad”

Nietzche – “Así habló Zaratustra”.

En una de sus abundantes páginas lúcidas, Guénon [4] afirma que el Cristianismo le brinda excesiva importancia al sufrimiento. La muerte de Jesús fue antes que nada una tragedia; el resultado de una escaramuza de una lucha oculta, que no tenía que ver con el desarrollo armado contra el imperio romano, pero no por eso era menos terrible. Era de prever que Jesús, como avatar estaba llamado a predicar mucho más de lo que expresara en los Evangelios canónicos, los apócrifos o la selección de sus dichos [5]. Este resaltar del sufrimiento, que llama al buscador a hundirse en el mismo “encontrando su propia cruz”, se relaciona con un soterrado afán  de poder por parte de Roma.  Quien sufre y considera su dolor como blasón, debe ser redimido. No se admite que la vida básicamente, aún en este medio, sometidos a una montaña de prejuicios y culpas, puede ser una fuente de alegría producida por la realización.   En los textos de la MTC glosados más arriba, se utiliza el placer como forma de trampolín hacia lo espiritual. Al respecto cabe señalar que en el Budismo, cuando se habla de la Iluminación, se establece que la cercanía de la misma se percibe con una creciente sensación de alegría.
Esto se relaciona con el Shen que en la MTC hace referencia por un lado a todo el psiquismo, y por el otro, se refiere específicamente al psiquismo del corazón. Con esto surge que en la cosmovisión china original, cuando se habla  de vida psíquica no es lo mismo que el objeto de la psicología occidental. Las emociones están vinculadas a la sangre, y surgen de los diferentes órganos. El Shen considerado como psiquismo específico del corazón, es el principal.
Todo par de órganos y entrañas en la MTC tiene una emoción distintiva. La del corazón es la alegría. El sexo debe ser alegría, gozo, celebración. Debe ser una fiesta . La tristeza surge del desequilibrio del órgano. Todo lo que la acompaña, el dolor la culpa, la depresión son resultado de un corazón debilitado. El buscador debe tener un corazón fortalecido que le permita la comprensión de las verdades esenciales y para eso es necesario que se sumerja en el caos de la sexualidad y que emerja renovado de la misma.
El sexo se mueve de acuerdo a ciclos pendulares de repliegue y expansión. Las fases de la luna, las estaciones, los diferentes momentos del día pueden servir para alternar los momentos de abstinencia y de apertura sexual, Dentro de la estructura mitica en la que el buscador debe encuadrar su vida, corresponde que descubra sus ritmos y que los siga escrupulosamente. Recordemos que la meta, la plenitud cósmica, la iluminación, el Reino de los Cielos o como queramos llamarlo, no es algo que se obtiene necesariamente ejerciendo una estricta disciplina. Es algo que debe surgir de nosotros; es el estado propio del ser humano, oculto bajo pesadas capas de historia que nos sepultan.
Esta serie de artículos pretenden formular un planteo teórico que debe detenerse donde empieza la singularidad de la vida, la “Autobiografía” en el sentido de Panikkar. Es en ese ámbito donde deben resolverse todas las cuestiones, donde el buscador puede encontrar su senda y establecer el objetivo de su marcha.
   Sexo libre de prejuicios, de sentimientos de culpa, de castigos y miedos. Lo debemos recobrar. Él está en nosotros y nos basta conectarnos. El camino es necesario,  para cumplir con nuestra misión: la Realización Trimúndica que comprende las tres instancias que forman al hombre. En la que no se puede negar una y privilegiar otra.   La actividad sexual, como actividad ritual, abarca las tres. Comprende el cuerpo, la mente y el espíritu. Eleva al ser total con pocas exigencias: es necesario por un lado tomarla con sentido de ofrenda y por el otro,  reconocer las presencias que acompañan a toda unión y permitir que las misma se expresen  libremente.
Que en cada relación  desatemos la algarabía de los dioses que nos habitan y que procuran emerger de nosotros.  
looking_up_discreetly_by_ianwh-d921yok
[1] Al menos la versión de Aristóteles que nos llega recortada a través de Santo Tomás. Es de suponer que otro Aristóteles, con un importante contexto mítico, haya sido destruido en el curso de la historia.
[2] Es válida la diferenciación actual que se hace entre “sexualidad” y “género”, es decir que la identificación y la atracción sexuales pueden diferir de la identidad biológica con la que se ha nacido. La teoría del Ying y el Yang y sus interrelaciones puede servir como base tradicional a esta postura.
[3] La MTC  de origen confucionista, se opone a la homosexualidad, y señala que la literatura tradicional habla de la influencia energética de los fluidos femeninos en el pene. Sin embargo, cuando en la relación hay suficiente pasión, y aunque la misma no sea heterosexual,  se producen endorfinas con una carga energética equivalente a la de ambos sexos. Algo similar explica que muchas curaciones o aun iniciaciones que requerirían la presencia física y la carga de fluidos orgánicos, puedan realizarse a través de Internet con un resultado bastante similar a las originales.
[4] Puede hablarse de “dos Guénon”, es decir el “Guénon fóbico” que se expresa en libros como “El Reino de la Cantidad…” y el “Guénon chamánico”, que puede encontrarse en la obra póstuma “Símbolos fundamentales de la Ciencia Sagrada”. Del primero, del Guénon que llena la tradición de objetos fóbicos, es de donde surge el vínculo de los estudios tradicionales con posturas racistas y que apoyan a regímenes totalitarios casi siempre de extrema derecha. Es de destacar que “El Reino de la Cantidad…” era uno de los libros de cabecera de José López Rega, personaje totalitario, creador de la “Triple A”, organización responsable de genocidio en Argentina en la década del setenta.
[5] Tal como en el caso del budismo, en el que Shakyamuni, quien no sufrió una muerte precoz, pudo pronunciar miles de sutras, dirigidos a seguidores de las diferentes épocas en las que se expondría su doctrina.

GOCHO VERSOLARI

Anuncios

5 Comments

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s