Albino Luciani: Galilea llega al papado. La pesadilla de Roma.

El 28 de setiembre de 1974, moría en circunstancias más que extrañas en la ciudad del Vaticano, Albino Luciani, el Papa que fuera conocido como Juan Pablo I. En los treinta y tres días de su mandato, había iniciado reformas que, de llevarse a cabo, habrían terminado con la jerarquía y el poder material de la sede de la Iglesia Católica. Entre otras cosas, el nuevo Papa proponía que tanto él como los cardenales abandonaran el palacio papal y se alojaran en barrios obreros; que los palacios, los salones y los tesoros pertenecientes a la iglesia les fueran concedidos a empresas privadas, y sobretodo, lo que quizá aceleró su muerte, reformar por completo la banca del Vaticano y encarcelar a aquellos que hubieran cometido delitos financieros. 


Perteneciente a una  familia paupérrima, radicada en las afueras de Roma, el nuevo Papa representaba a Galilea: Zona geográfica que lindaba con Fenicia, Siria, Decápolis, Samaria y Judea; uno de los lugares más pobres e ignorados del imperio. En esta Galilea histórica  fue   donde Jesús desarrolló su vida pública y privada. La Galilea mítica  es la persistencia de su espíritu en las piedad popular, como expresión de los pobres evangélicos.   Albino Luciani era el representante solapado de la Galilea Mítica. Decimos solapado no porque él se mantuviera en una suerte de clandestinidad hasta su nombramiento, sino porque quienes lo eligieron no sospechaban las decisiones que tomaría, y el espíritu inflexible de las mismas. 


La pesadilla de Roma se hacía realidad: una vez más Remo, el hermano débil, el que había sido burlado, osaba hollar el perímetro de la ciudad. Una vez más, el resultado sería su asesinato. En la esfera del Vaticano, quienes detentan el poder, no tienen como norte la estructura mítica del cristianismo,  que no corresponde a la prédica original de Jesús, sino a una estructura de poder establecida a partir del siglo II, reafirmada por la aceptación de Constantino y consolidada en los diferentes concilios. Los príncipes del Vaticano,  siguen reproduciendo como ritual el gesto del fundador de Roma en el momento de matar a su hermano cuando atraviesa los límites de la primitiva ciudad. 


Albino Luciani, que tenía un corazón sano hasta ese momento, murió de un infarto en la noche del 28 de setiembre. Galilea  el enorme dragón anexo a la iglesia, había proclamado su rebelión y amenazaba con devorar Roma para  retomar un modelo jesuánico primitivo, muy parecido al socialismo. 


David Yallop en su libro «»En el Nombre de Dios», ha realizado una profunda indagación sobre la muerte del Papa. Muchas de sus fuentes han sido clérigos que residen en El Vaticano y que solicitaron reservar sus identidades, debido a que si las mismas se hacían públicas, corrían riesgos sus vidas. 


La relación entre Roma y Galilea es de un sutil vampirismo donde el centro del mundo se alimenrta de la eclosión de vida primaria y poderosa que surge de los pobres. La misma tierne el permiso de desplegar su devoción en mil formas. Con una sonrisa condescendiente se toleran sus herejías materiales, es decir las posturas que se apartan del dogma por una cuestión de ignorancia, o por la pervivencia de Artefactos Mítico Rituales de origen precristiano. Sin embargo, cuando Galilea eleva su voz, cuando la fe deja de ser ciega y recupera la vista, el inquisidor prepara el martillo y las hogueras. 


Albino Luciani fue encontrado muerto en la mañana del 28 de setiembre de 1974 por una monja. La noche anterior había mantenido una acalorada discusión con obispos y cardenales. La primera versión fue que entre las manos del cadáver se encontraba un ejemplar de «La Imitación de Cristo» de Tomás de Kempis. Luego, en medio de las versiones torpes y contradictorias emitidas por el Vaticano, se afirmó que esto no era así;, que lo que el Papa fallecido tenía en sus manos eran papeles que registraban las notas de la discusión de la noche anterior. 


Roma se originó como el resultado final de una preeminencia del dios Marte: Rómulo y Remo habían sido criados por una loba, animal que representa dicho Dios. La leyenda trasmitida por Plutarco, hace una referencia superficial a Remo. El mismo representaba una rama cultural que no podía ser comprendida por el pragmatismo bélico del dios. La miopía mítica que acompaña a la preeminencia de Marte, es la que constituye la base de Roma y luego de la iglesia. Constantino traspasó la carga  de los reyes, es decir el asesinato ritual de familiares cercanos para conservar el poder, al nuevo estamento formado por sacerdotes. La figura del Dios hebreo reemplazaría al César y todos sus representantes mantendrían las mismas prerrogativas que la casta imperial. 


En términos míticos, el asesinato de Albino Luciani fue pergeñado en esos tiempos. Desde entonces,  Roma estaba y está preparada para u n asalto terrestre, representado en  la rebelión de Galilea. Unos años antes de la muerte de Luciani, Galilea levantó otra voz en términos de Teología de la Liberación. Roma supo conjurarla apelando a presiones diplomáticas  , pero frente a la presencia de la propia Galilea dentro de las murallas del Vaticano y contando con el poder para hacerlas caer, debió recurrir al propio ritual del mito: el asesinato.


Con posterioridad al libro de Yallop, la propia iglesia ofreció a otro investigador entrar al Vaticano y documentarse. El mismo produjo un informe lleno de contradicciones, adjudicando la muerte de Luciani al «estrés que produjera su nuevo cargo» y aludiendo al descuido de tomar cierta medicación que el nuevo Papa nunca había consumido. 


En la Iglesia ha habido páginas mucho más oscuras que la del asesinato de Luciani, pero ninguna tan ilustrativa de la extrema tensión que genera la dualidad en la Iglesia: la preferencia por los pobres, que responde a un reflejo en los Evangelios canónicos del jesuanismo original y la estructura monárquica, ávida de poder que se mantiene incólume, gracias a la sangre que diariamente le aporta Galilea. 

 

 

GOCHO VERSOLARI

 

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s