disconnected_by_endrju100

EL CRISTO SALVAJE   Introducción a la Fragmentación 01 La guerra de Jesús

La guerra de Jesús

Gocho Versolari

 

Torn by Elyssa Obscura.png

La vida y muerte de Jesús de Nazaret es un proceso rodeado de entretelones oscuros. Los Evangelios como fuente de información – histórica o mítica – están sesgados. En los tres siglos posteriores a la muerte del profeta, el estamento sacerdotal fundamentó su poder en ocultar la historia; en negar por un lado el carácter de mago  o chamán (Goes) de Jesús, y por el otro de ir ganando las instancias de  poder  del Imperio Romano hasta que en el Concilio de Nicea, se perfila la iglesia con su carácter de institución monolítica y dogmática, que llega a la actualidad.

 

Cristo fue víctima de una actividad mágico-mítica, utilizada como  arma  contra una persona o un grupo. La fragmentación en este contexto, consiste en exhumar  la fuerza tenebrosa de los contenidos míticos para obtener poder sobre personas y bienes [1] Vida y   muerte de Jesús  fueron el desarrollo de una guerra silenciosa, oculta, paralela a los levantamientos armados de los judíos contra el imperio.

 

En Roma, la ornitomancia formaba parte del mito fundacional de la ciudad. La misma no era tan sólo una ciencia adivinatoria utilizada para predecir los sucesos futuros. Partía de la base de que un pájaro o un grupo pequeño de aves, representaba la vida de una persona individual. [2] De este modo, conociendo y aplicando una serie de normas, se podía identificar el ave o aves que representaran a determinado individuo y luego, modificar sus conductas, influir en sus vidas respectivas. 

 

En  Jesús, la fragmentación implicó por un lado el quiebre sutil de una superficie muy fina de vidrio forjado con sus fluidos y con caracteres mágicos que lo representaban. Luego de esto, un general romano  actuó sobre el par de pájaros que representaban su vida. A esto, Jesús   respondió con un proceso de desfragmentación seguida de una actividad impregnatoria, que es lo que une la figura del  Cristo Salvaje a nuestra realidad actual.

 

Como introducción al desarrollo de estos hechos los  conceptos de fragmentación,   su opuesto, la desfragmentación y el derivado de impregnación, requieren de un análisis bastante extenso, ya que son nociones muy alejadas de nuestro entorno cotidiano.    

 

 

Introducción a la Fragmentación y sus derivados míticos.

 

La noción mítica de fragmentación y desfragmentación, surge del desarrollo de los ejemplos. Como todo proceso o situación, presenta un aspecto tenebroso que es el que acabo de sugerir en el caso de Jesús, y un aspecto luminoso que surge de diferentes formas de terapia o de procesos de iniciación.

 problem____by_endrju100.png

  • La fragmentación y desfragmentación aplicadas a núcleos míticos. Encarada la tradición primordial desde un punto de vista histórico y diacrónico, hay un movimiento centrífugo que la lleva a alejarse del centro primordial en proporción directa al grado de olvido de los principios.  En cierta etapa, la necesidad de renovación de estos principios inmutables, llevan a plantear la muerte(fragmentación) y la resurrección (desfragmentación)  del héroe mítico. La propia existencia de Jesús en sus alcances míticos está planteada en esos términos. Los antecedentes más inmediatos son por un lado Osiris y por el otro Apolonio de Tiana [3]. Los antecedentes mediatos, se encuentran en los artefactos míticos rituales de América, en especial en las diferentes versiones del mito de los gemelos, el descenso de ambos al inframundo, la muerte en manos de sus enemigos y la posterior resurrección.

En lo que hace a Oriente, la imagen del Buda – y de los Budas  manifestados a lo largo de la historia – no implica la muerte y la resurrección. En el caso de Shakyamuni, sin embargo, hay una muerte trágica – fallece luego de haber comido un cerdo con triquinosis – y lo mismo ocurrió con sus discípulos más cercanos que murieran embestidos por un toro. Sin embargo, algunos budas posteriores, como en el caso de Nichiren Daishonin, superan este destino trágico y mueren luego de haber terminado su misión.   Esto plantea una diferente postura del Budismo en cuanto al origen inicial (o principial , para utilizar el término guenoniano) en relación con la tradición primordial.

  • La fragmentación y desfragmentación como formas de muerte y resurrección iniciáticas. Este punto lo desarrollaré en este artículo en el apartado referido a los ejemplos.
  • La fragmentación y desfragmentación como elementos terapéuticos en un contexto de Medicina tradicional chamánica. A esto se aplican los principios de dispersión (fragmentación) y tonificación (desfragmentación) en la Medicina Tradicional China. Con la primera se trata de corregir un exceso y en la segunda se procura incrementar la actividad de un órgano en déficit.
  • En términos de magia  aplicada a la hechicería se   utiliza la fragmentación  para   colapsar algún proyecto, alterar las estructuras míticas, cuando se aplica a las instancias de poder  o se intenta producir la muerte de un adversario.  La fragmentación se convierte entonces en un arma de guerra ejecutada a partir de la preeminencia de Marte, o “El Dios del mundo de la ira”, que fuera entronizado definitivamente  para occidente por el Imperio Romano primero y luego por la Iglesia Católica. Este punto tiene su importancia porque es lo que ocurriera con Jesús y que acompañara a su muerte y a su resurrección. Cabe señalar aquí que me estoy refiriendo a lo que llamo el Cristo Salvaje, figura diferente a la imagen que postulan las iglesias llamadas cristianas.
  • La última instancia de fragmentación es la que efectúa en silencio el propio Cristo Salvaje,  dirigida a las iglesias oficiales. No es casual que en esta época hayan aparecido documentos que se daban por perdidos, como los manuscritos del Mar Muerto o la biblioteca de Nag Hammadi, textos que arrojan una nueva y distinta percepción de Jesús, que replantean sus vínculos con la naturaleza y la sexualidad. Son numerosos los intentos de fragmentación que el Cristo Salvaje ha intentado realizar a lo largo de la historia [4]. Todos ellos dirigidos a agrietar las gruesas murallas que rodean a la iglesia, y que mantienen el dogma indiscutible. Las operaciones de fragmentación del Cristo Salvaje, se dirigen por un lado a procurar un replanteo de la tradición que él representa a fin de vivificarla y separarla del colosal cadáver que sirve de base a la actividad eclesial convencional. Por el otro, procura agrietar la influencia de Marte como dios rector de la sociedad occidental, en avance hacia una dominación planetaria.

Es importante terminar esta parte del artículo con esa imagen del Jesús solitario; sentado en los atardeceres. Silente e inmóvil:  es   en su mirada donde se prolonga la milenaria guerra   que se iniciara en la lejana Galilea.

 

[1] Cabe destacar que este tipo de hechicería tiene como objetivo principal el poder, por lo que es utilizado por las sociedades dirigidas por un estamento sacerdotal, en las que existe un predominio del poder solar. Si bien en estas sociedades se prohíbe la práctica de la hechicería, la misma se mantiene en la clandestinidad y es utilizada por reyes y representantes del poder. En la Biblia se plantea esta situación en 1Samuel 28, donde el Rey Saúl, luego de la muerte de Samuel convoca a la nigromante para que invoque el espíritu del fallecido  soberano, a pesar del edicto por el cual se prohibía y se echaba de la tierra a quienes ejercieran estas prácticas. De este modo en sociedades como la cristiana, se conjura el aspecto tenebroso de actividades míticas como la adivinación o la magia operativa, exhumando en las mismas el aspecto bélico, el concepto de “daño”.

[2] Sería entonces más preciso hablar de “ornitomagia”.

[3] Ambos personajes, en especial Osiris, reproducen la muerte y la resurrección de Jesús. En el caso de Apolonio de Tiana, luego de un fallido juicio contra él en el que debería aplicarse la pena capital, el mago es arrebatado del tribunal y posteriormente ascendido al cielo con su propio cuerpo.

[4] De hecho, la casi totalidad de las herejías dirigidas al dogma de la Iglesia a lo largo de la historia, tienen este sello.

Edouard Manet 1832-1883 - Tutt'Art@ (117)

 

GOCHO VERSOLARI

Un comentario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s